Impresionismo y aire libre

El mar

La exposición concluye con una sala dedicada al mar. Como la montaña, el mar fue contemplado con temor hasta el siglo XVIII. Si bien algunos pintores neoclásicos ejecutaron estudios de marinas al aire libre en la bahía de Nápoles, de nuevo fue Constable quien llevó a cabo las primeras marinas al aire libre importantes. La moda de las estancias en la playa como destino vacacional, de la que participó Constable, se extendió de Inglaterra al norte de Francia y, desde el segundo cuarto del siglo XIX se asistió a un progresivo descubrimiento del litoral de Normandía por parte de escritores y pintores. Ahí realizó Courbet sus «paisajes de mar», de una materialidad propia de las rocas de su región natal del Franco Condado. De entre los impresionistas fue Monet el que sintió mayor atracción por el mar; no en vano su juventud había transcurrido en la costa normanda. Allí realizó entre 1880 y 1883 seis campañas en las que pintó el mar, el cielo y los acantilados, con distintos tipos de pincelada.

Mar agitado, Étretat

Claude Monet Mar agitado, Étretat, 1883

Técnica
Óleo sobre lienzo. 81 x 100 cm.
Propiedad
Musée des Beaux Arts, Lyon. Francia


Mar y rocas

Joaquín Sorolla y Bastida Mar y rocas de San Esteban, Asturias. 1903

Técnica
Óleo sobre lienzo. 67 x 96 cm.
Propiedad
Museo Sorolla, Madrid

Organiza

Venta de entradas Venta de entradas online Descubre la tienda online Publicaciones y productos


© Museo Thyssen-Bornemisza

Paseo del Prado 8, 28014 Madrid, España