Impresionismo y aire libre

Rocas

La representación de rocas está presente en la pintura de paisaje desde sus inicios. Los primeros estudios de roquedales fueron pintados en Italia a finales del siglo XVIII, pero el protagonismo de este motivo llegó de la mano de la Escuela de Barbizon; no en vano las formaciones rocosas del bosque de Fontainebleau ocupan aproximadamente un cuarto de su superficie. Los pintores de Barbizon les otorgaron valores melancólicos, de soledad y desolación. En el caso de los artistas americanos, por el contrario, arte y geología fueron de la mano. Hacia finales del siglo XIX, Cézanne retomó el motivo de las rocas para ahondar en la construcción espacial del cuadro sin recurrir al sombreado o la perspectiva.

Campesina en el bosque de Fontainebleau

Camille Corot Campesina en el bosque de Fontainebleau, c.1845

Técnica
Óleo sobre papel pegado a lienzo. 26,5 x 39,1 cm.
Propiedad
Museé d'Art et d'Archéologie, Senlis. Francia


Peñascos en el bosque

Paul Cézanne Peñascos en el bosque, c.1893

Técnica
Óleo sobre lienzo. 51 x 61 cm.
Propiedad
Kunsthaus Zurich, Zurich. Suiza
Legado del Dr. Hans Schuler, 1920

Organiza

Venta de entradas Venta de entradas online Descubre la tienda online Publicaciones y productos


© Museo Thyssen-Bornemisza

Paseo del Prado 8, 28014 Madrid, España