Museo Thyssen-Bornemisza - Inicio

English Version

Entradas

Mitos del Pop

Del 10 de junio al 14 de septiembre de 2014

Entradas a la venta



Autor:
Roy Lichtenstein
Título:
Look Mickey (detalle)
Fecha:
1961
Óleo sobre lienzo
Medidas:
121,9 x 175,3 cm

Ubicacion:
National Gallery of Art, Washington.
Donación de Roy y Dorothy Lichtenstein

Alma-Tadema y la pintura victoriana
en la Colección de Pérez Simón

Del 25 de junio al 5 de octubre de 2014

Nueva exposición



Autor:
Sir Lawrence Alma-Tadema
Título:
Las rosas de Heliogábalo (detalle)
Fecha:
1888
Técnica:
Óleo sobre lienzo
Medidas:
132,7 x 214,4 cm

Ubicacion:
Colección Pérez Simón, México

ficha de la obra
  • Mañana de Pascua

This text will be replaced

El romanticismo alemán está representado en la colección del Museo con un lienzo del mejor intérprete de este movimiento: Caspar David Friedrich . Mañana de Pascua se ha fechado en la etapa de madurez del artista, antes del ataque de apoplejía que sufrió el 26 de junio de 1835, fecha en la que Friedrich abandonó la pintura al óleo para trabajar en acuarelas y dibujos a tinta sepia. Esta tela perteneció a Wilhelm Wegener que en 1859 la describió de la siguiente manera: «Tres mujeres caminan rígidamente hacia el cementerio por la mañana muy temprano. Todavía no ha amanecido y la luna, alta en el firmamento, aún permanece, aunque ya no ilumina el paisaje y no arroja sombras. Los viejos árboles al lado del camino están echando yemas y en los campos se ven los verdes brotes que han sobrevivido al invierno. La naturaleza celebra su despertar». Este fragmento de Wegener, además de describir la obra fielmente, desbroza el simbolismo que contiene el óleo, acorde con el resto de la obra de Friedrich .

La pintura formaba pareja en la colección de Wilhelm Wegener con otra obra del pintor titulada Nieves tempranas , que se encuentra actualmente en la Kunsthalle de Hamburgo y cuyas medidas son idénticas a las de Mañana de Pascua . En esta tela, el pintor, con un punto de vista elevado, nos sitúa encima de un serpenteante y empinado camino que desaparece en un recodo ante una inmensa arboleda. La nieve ha hecho acto de presencia cubriendo el suelo y dejando su rastro en las hojas de los pinos. Nuestro lienzo se ha comparado con otra composición del pintor, Paseo al anochecer, fechada hacia 1830-1835, con la que comparte en el Kupferstichkabinett de Dresde una hoja con estudios de las figuras que componen tanto Paseo al anochecer como Mañana de Pascua . En la parte baja de este dibujo Friedrich detalla, a la escala del cuadro, aisladamente y sin el paisaje, los tres grupos de mujeres que se colocan en el camino que conduce al camposanto. El pintor, sin embargo, ha invertido el sentido de estas figuras al trasladarlas de su estudio en papel al lienzo. Otra de las figuras que aparece en esta hoja es un apunte que reproduce al hombre que Friedrich ha colocado en el bosque, justo delante de unas rocas sobre las que descansa una inmensa piedra horizontal, en su Paseo al anochecer. La luz de la luna y la actitud recogida de la figura parecen indicarnos que el personaje medita ante su hallazgo.

Mañana de Pascua fue adquirida por el barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza en 1973 en el mercado de arte británico y, según su anterior propietario, la pintura había sido subastada antes. Tras su adquisición para la colección Thyssen-Bornemisza permaneció en depósito, aproximadamente un año, en la sala XXI de la National Gallery de Londres, donde se efectuó una limpieza al óleo.

Los paisajes de Friedrich , silenciosos y de una honda quietud, contienen un simbolismo alusivo a la vida y a la esperanza que el artista plasma a través de una iconografía personal. En este cuadro, como en otras pinturas, Friedrich se sirve de determinados elementos para comunicarnos un mensaje religioso sin recurrir al repertorio tradicional de imágenes. El paisaje es el medio con el que este artista nos transmite sus ideas y del que se vale para expresarnos sus propios sentimientos. En esta pintura, unas figuras calladas, casi de espaldas al espectador, están detenidas en el borde de un sendero que arranca del primer término del lienzo. Los recodos de este camino, que nos introduce en los campos, se aprovechan para insertar dos grupos más de mujeres en actitudes también de silencio. La senda, como en Nieves tempranas, incita al espectador a seguirla, y para facilitar el recorrido, Friedrich ha apartado a las mujeres, que parece que esperan en la linde. La luna visible todavía en lo alto del firmamento se contrapone con su resplandor a la fría luz del amanecer que empieza a inundar el horizonte. La luna y el amanecer, junto con la estación elegida por Friedrich, el momento en el que el invierno todavía presente empieza a dar paso al nacimiento de la primavera, se han interpretado como signos alusivos a la muerte y a la vida después de la muerte. El mensaje de esperanza que difunde el pintor se traduce en esta Mañana de Pascua en una clara referencia a la Resurrección .

Mar Borobia

Compartir este contenido

  • agregar el contenido en del.icio.us - enlace externo
  • agregar contenido en Facebook - enlace externo
  • agregar contenido en iGoogle - enlace externo
  • agregar contenido en Yahoo - enlace externo
  • agregar contenido en Digg - enlace externo
  • agregar contenido en Technorati - enlace externo

Ministerio de Cultura
El Museo en el Portal de cultura de España

© 2009 Museo Thyssen-Bornemisza

Paseo del Prado 8, 28014 Madrid, España

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso que hace de nuestro sitio web y mostrarle publicidad personalizada. Si continúa navegando, consideraremos que consiente su uso. Para más información, consulte nuestra Política de Cookies.