Museo Thyssen-Bornemisza - Inicio

English Version

Compra de entradas

Hubert de Givenchy

Del 22 de octubre de 2014 al 18 de enero de 2015

Aforo limitado. Se recomienda la entrada anticipada



Autor:
Robert Doisneau
Título:
Hubert de Givenchy
Fecha:
1960
Ubicacion:
© Robert Doisneau

Impresionismo americano

Del 4 de noviembre de 2014 al 1 de febrero de 2015

Aforo limitado. Se recomienda la entrada anticipada



Autor:
Mary Cassatt
Título:
Otoño, 1880 (detalle)
Técnica:
Óleo sobre lienzo
Medidas:
92,5 x 65,5 cm

Ubicacion:
Musée des Beaux Arts de la Ville de Paris, Petit Palais, París, PPP00706 © Petit Palais/Roger Viollet

ficha de la obra
  • Retrato de Enrique VIII de Inglaterra

This text will be replaced

En Inglaterra, durante el siglo XVI, el retrato fue el género pictórico por excelencia y prácticamente el único al que pudieron dedicarse los artistas tras los acontecimientos de principios de la década de 1530, que redujeron drásticamente su repertorio temático. Reconocido el rey Enrique VIII como cabeza suprema de la Iglesia, en 1534 fue investido por el Parlamento como máxima autoridad religiosa. A ello siguieron la supresión de los monasterios y la venta de su patrimonio a aristócratas y burgueses. Debido a estas circunstancias, Holbein, que había desembarcado nuevamente en Inglaterra en 1532, tras unos años difíciles en Basilea, se vio obligado a buscar nuevos patronos, ya que los que le habían ayudado durante su primera estancia habían muerto o caído en desgracia.

En la obra que Holbein dejó en Inglaterra destacan los retratos pintados al óleo o dibujados sobre papel. También hizo retratos en miniatura, de formato circular, sobre vitela y ejecutados en parte con acuarela. En 1536 se encontraba ya al servicio de Enrique VIII, quien valoraba, más que su arte, su fidelidad para reproducir rostros, y lo utilizó para retratar a las posibles candidatas a ocupar el puesto de Jane Seymour, ya pintada por nuestro artista hacia 1537. Al retrato de Jane Seymour, hoy en el Kunsthistorisches Museum de Viena, le seguirían los de Cristina de Dinamarca, duquesa de Milán, en la National Gallery de Londres, y Ana de Cleves, en el Musée du Louvre de París.

Enrique VIII (Greenwich, 1491-Westminster, 1547), de la dinastía Tudor, sucedió, en 1509, a su padre Enrique VII. Tras no tener un heredero varón con Catalina de Aragón, hija de los Reyes Católicos, solicitó al papa, Clemente VII, la anulación del matrimonio, petición que le fue negada. El monarca decidió, por esta y otras razones no menos poderosas, romper con la Iglesia católica, disolver su matrimonio y contraer nuevas nupcias con Ana Bolena. La Iglesia de Roma reaccionó con la excomunión, que el monarca resolvió con la Ley de Supremacía de 1534, por la que la Iglesia de Inglaterra se desvinculaba de Roma y se ponía a la cabeza de la misma al rey.

Este retrato, procedente de una colección privada británica, ha sido fechado en la década de 1530. En él se representa a Enrique VIII en una pose casi frontal parecida a la empleada por el artista en varios de sus otros retratos. La cabeza, cuyos ojos no nos miran, está dotada, según Pope-Hennessy, de una solidez y fortaleza casi arquitectónicas. Este cuadro ha sido relacionado con un fresco pintado para una estancia, de acceso restringido, del palacio de Whitehall, destruido en 1698. La composición de ese fresco se conoce a través de una copia realizada por Remigius Leemput y del cartón original, que se conserva en la National Portrait Gallery de Londres. En estas dos representaciones, en las que el monarca está de cuerpo entero, el rostro del rey se repite tal y como aparece en nuestro óleo, girado hacia el frente, mientras el cuerpo permanece ligeramente ladeado. El monarca viste con riqueza un atuendo similar al que lleva en este retrato, repitiendo el sombrero pero portando, además del espléndido medallón, un generoso collar sobre el pecho. En la composición de Remigius Leemput, donde se representa a la dinastía Tudor, Enrique VIII está acompañado por Enrique VII, Elizabeth de York y Jane Seymour.

Los numerosos dibujos realizados por Holbein de sus clientes, que aparecen calcados de forma sistemática en los cuadros que han llegado hasta nosotros, han llevado a pensar que el primer contacto entre el maestro y sus modelos se realizaría a través del dibujo que posteriormente el pintor trasladaba, ya en su estudio, a otro soporte. En sus retratos, fuertemente lineales y de los que éste es un excepcional ejemplo, los elementos de los que se sirve Holbein para determinar la personalidad del retratado son, esencialmente, la postura y las manos. En este caso, la frontalidad, el distanciamiento y el hieratismo con que aparece revestido el rey son sintomáticos de la personalidad del monarca, que reunió en su figura los poderes de la Iglesia y del Estado.

En cuanto a la procedencia de la pintura, que bien pudo pertenecer a la colección de Enrique VIII, no ha podido identificarse en ninguno de los inventarios reales. El óleo fue propiedad del conde de Sutherland y más tarde, hasta 1933, de su sucesor, el conde de Spencer. En 1934 está registrado en la galería Mercuria de Lucerna, donde fue adquirido para la colección Rohoncz ese mismo año, figurando desde entonces en todos sus catálogos.

Mar Borobia

Compartir este contenido

  • agregar el contenido en del.icio.us - enlace externo
  • agregar contenido en Facebook - enlace externo
  • agregar contenido en iGoogle - enlace externo
  • agregar contenido en Yahoo - enlace externo
  • agregar contenido en Digg - enlace externo
  • agregar contenido en Technorati - enlace externo

Ministerio de Cultura
El Museo en el Portal de cultura de España

© 2009 Museo Thyssen-Bornemisza

Paseo del Prado 8, 28014 Madrid, España

Teléfono (+34) 902 760 511 (coste de llamada local)

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso que hace de nuestro sitio web y mostrarle publicidad personalizada. Si continúa navegando, consideraremos que consiente su uso. Para más información, consulte nuestra Política de Cookies.