Museo Thyssen Bornemisza

Colección Permanente

Autor:

Piero della Francesca

Título:
Retrato de un niño. Guidobaldo da Montefeltro (?)
Fecha:
c. 1483
Tipo:
Temple sobre tabla
Medidas:
41 x 27,5 cm
Úbicacion:
Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid
Numero de inventario
Nº INV. 319 (1934.40)
ficha de la obra

© Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Más información sobre esta obra

Este pequeño retrato, pintado sobre tabla, procede, según el testimonio de James Dennistoun, de la colección de Giuseppe Crosti, un artista de Città di Castello, que, según parece, adquirió la pintura en Urbino. James Dennistoun, autor de Memoirs of the Dukes ofUrbino, editada en 1851, compró el retrato al artista de Città di Castello en 1838 y procedió luego a su restauración en el taller romano de Giovanni di Colombo. A continuación la obra formó parte de tres colecciones más: la de Thomas George, lord Breadalbane Morgan, la de Baillie-Hamilton y la londinense de Leopold Hirsch. En 1934, finalmente, fue adquirida para la colección Thyssen-Bornemisza.

Tanto la identidad del joven como la autoría de la pintura han sido discutidas desde que Crowe y Cavalcaselle dieron a conocer la obra a un círculo mayor de especialistas en 1876. La obra en tiempos de Dennistoun llevaba una inscripción en su parapeto que fue bastante cuestionada en la que se leía que el busto correspondía a un retrato de Rafael, a la edad de seis años, pintado por su padre Giovanni Santi. Cuando la tabla fue restaurada en 1963 se comprobó que esta inscripción era posterior y se retiró. La pintura, sin embargo, fue publicada como una obra de Giovanni Santi por Raimond van Marle cuando perteneció a la colección Hirsch, y de mano de Melozzo da Forlì en dos catálogos de la colección Thyssen-Bornemisza tras su adquisición. Berenson, sin embargo, propuso como autor a Evangelista da Pian di Meleto, discípulo de Giovanni Santi, y más tarde al padre de Rafael. Por su parte, Hendy, en 1964, consideró el retrato de Piero della Francesca, atribución que fue suscrita por otros historiadores.

En cuanto a la identificación del joven, la única hipótesis con la que se cuenta hasta la fecha es la de Brinton, recogida por Philip Hendy y por los catálogos de la colección Thyssen-Bornemisza, pero con reservas. Brinton basó su identificación en el parecido que encontró entre la pintura y la efigie de Guidobaldo en una medalla de Francesco di Giorgio fechada en 1483. Guidobaldo da Montefeltro, nacido en 1472 y fallecido en 1508, era hijo de Battista Sforza y de Federigo da Montefeltro, duques de Urbino, cuyos retratos hechos por Piero della Francesca se conservan en la Galleria degli Uffizi de Florencia. Guidobaldo, heredero del ducado, está representado de niño, en brazos de su madre, en La comunión de los apóstoles, de Justo de Gante, en la Galleria Nazionale delle Marche, y con el cetro ducal, al lado de su padre, en las pinturas atribuidas a Pedro Berruguete en Urbino.

En el Musée du Louvre se conserva el retrato de Sigismondo Malatesta, de Piero della Francesca, fechado hacia 1450, en el que se repite el mismo esquema de esta pintura: el personaje aparece de estricto perfil, con pálidas carnaciones que otorgan al rostro una gran volumetría a la que contribuye el estudio de la luz, de busto, sobre un fondo negro y mirando a la izquierda. Esta imagen sencilla, en la que no se representa nada accesorio, pudo ser, según Hendy, un retrato hecho para su padre, ausente durante esos años en campaña contra Lorenzo de Médicis.

Mar Borobia