Museo Thyssen Bornemisza

Colección Permanente

Autor:

Joseph Cornell

Título:
Burbuja de jabón azul
Fecha:
1949-1950
Tipo:
Construcción
Medidas:
24,5 x 30,5 x 9,6 cm
Úbicacion:
Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid
Numero de inventario
Nº INV. 492 (1978.11)
ficha de la obra

© Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Más información sobre esta obra

La vida del solitario Joseph Cornell, perteneciente a la misma generación que los expresionistas abstractos, transcurrió en una modesta casa de madera situada en Utopia Parkway, en Queens, y su único contacto con el mundo del arte fueron sus limitadas excursiones a Manhattan en busca de objetos para sus obras. Cornell, un coleccionista compulsivo, se dedicó a buscar y almacenar sin interrupción innumerables cachivaches con el propósito de crear poemas visuales encerrados en pequeñas urnas de cristal que se acercan a la poética surrealista.

La contaminación surrealista comenzó para Cornell durante los años finales de la Segunda Guerra Mundial, cuando André Breton y varios de sus seguidores se instalaron en Nueva York. En estos artefactos mágicos, de una potente fuerza evocadora, Cornell encierra imágenes nostálgicas cuyo significado es difícil de descubrir, dado que pertenecen a las fantasías de su creador. Con sus cajas, el artista no pretende tanto convertir determinados desechos cotidianos en obras de arte, como ocurría en el dadaísmo, cuanto transformar los objetos encontrados en símbolos de sus propios deseos o sueños.

Burbuja de jabón azul, de 1949-1950, pertenece a un conjunto de construcciones tempranas que derivan de los recuerdos de la infancia del artista. Está directamente relacionada con su Escenario de burbujas de jabón, de 1936, la primera caja creada por Cornell, que fue incluida por Alfred Barr en la mítica exposición Fantastic Art, Dada, Surrealism, celebrada en el Museum of Modern Art ese mismo año. Los significados de los diferentes elementos que componen esta construcción han sido desvelados por Diane Waldman: el cajón pintado de azul es una representación del mar, al que también pertenecen la estrella y la arena atrapada debajo del cristal; las dos bolas plateadas pueden simbolizar los planetas; las copas de cristal del interior de la caja representan la cuna de la vida, y los cuatro cilindros, los cuatro miembros de su familia; el aro metálico puede referirse tanto al utensilio para fabricar burbujas como a la luna que controla las mareas. Al igual que en la mayor parte de sus obras, la trasera de Burbuja de jabón azul tiene un collage con una serie de páginas impresas de un texto italiano.

Paloma Alarcó