Museo Thyssen Bornemisza

Colección Permanente

Autor:

Caesar van Everdingen

Título:
Vertumno y Pomona
Fecha:
1637-1640
Tipo:
Óleo sobre tabla
Medidas:
47,9 x 38,9 cm
Úbicacion:
Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid
Numero de inventario
Nº INV. 136 (1983.19)
ficha de la obra

© Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Más información sobre esta obra

Hermano del pintor de paisajes Allart van Everdingen, de Caesar se conocen pocos datos sobre su formación. En su producción destacan los retratos, en los que a veces registró la huella de Bartholomeus van der Helst, y sobre todo las escenas de temática mitológica, histórica, alegórica o religiosa, así como las figuras de medio cuerpo. Precisamente las obras más tempranas que conocemos de Everdingen son los retratos de sus padres, Pieter Cornelisz. van Everdingen y Aechje Claesdr. Moer, fechados en 1636. Entre 1641 y 1643 está documentado en Amersfoort, y después de 1648 en Haarlem. Junto con otros pintores holandeses participó en la decoración del Oranjezaal, en La Haya, donde realizó, entre otros óleos, los lienzos titulados Las cuatro musas y Pegaso en el Parnaso y Alegoría del nacimiento de Federico Enrique, datados hacia 1639-1640.

Vertumno y Pomona apareció en el mercado en 1915, cuando fue subastada en Berlín. Pasó después por la galería de Jacques Goudstikker, en Amsterdam y por Auslander & Wittgenstein, en Nueva York, donde fue adquirida, en 1983, por el barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza. En 1956 fue objeto del primer comentario crítico en una publicación de Pigler.

Esta tabla ha sido fechado por Huys Janssen entre 1637 y 1640, en una etapa temprana dentro de la producción del artista. La historia que representa está tomada del libro XIV de Las Metamorfosis de Ovidio, relato al que Everdingen se ajusta. El encuentro entre los protagonistas tiene lugar en el jardín de Pomona, que aparece desnuda, sentada de espaldas, sosteniendo uno de sus atributos, el cuchillo curvo de poda. A su lado, en el suelo, Vertumno con una vara, disfrazado de anciana; a los pies de la diosa, Everdingen ha colocado un hermoso bodegón de frutas. El dios romano Vertumno, protector de los árboles frutales y responsable del cambio estacional, se enamoró de la diosa Pomona, bienhechora de frutos y flores pero insensible a las delicias del amor, motivo por el que había cercado su jardín para impedir la entrada de todos los hombres que pudieran cautivarla. Para acceder al recinto y poder seducir a Pomona, el dios Vertumno se disfrazó de mujer. La escena se completa a la izquierda con el busto de un sátiro que simboliza el deseo sexual.

El tema, como apuntó Janssen, fue popular entre los artistas de Haarlem, que se inspiraron para la interpretación del asunto en un grabado de Jan Saenredam. Siguiendo a este historiador, la figura de Pomona, sentada de espaldas al espectador, fue utilizada por Everdingen en otras composiciones, como El rapto de Europa de la National Gallery of Canada, Ottawa, fechada en el mismo periodo que nuestro cuadro. Gaskell reproduce un dibujo de la Biblioteca Reale de Turín en el que se trata el mismo episodio con un desarrollo muy parecido.

Mar Borobia