Museo Thyssen Bornemisza

Colección Permanente

Autor:

John Frederick Peto

Título:
Toms River
Fecha:
1905
Tipo:
Óleo sobre lienzo
Medidas:
68 x 58,3 cm
Úbicacion:
Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid
Numero de inventario
Nº INV. 700 (1980.80)
ficha de la obra

© Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

En la última etapa de su vida, John Peto consolidó un estilo muy personal, que lo distingue de los maestros americanos del trompe l´oeil que tanto lo habían influido.

En Toms River Peto emplea recursos habituales de este periodo: el marco y las imágenes fotográficas pintadas, la superficie que simula restos de papeles y otros objetos adheridos o clavados... El ilusionismo de las texturas se recrea en este caso a través de la representación de la madera, ajada y estropeada con distinta intensidad, sobre la que se ha tallado el nombre de la ciudad que da título a la obra, y que fue residencia de Peto. También figuran unas iniciales, H. H., que probablemente remiten al hombre de la fotografía, Hoffman Ham, su abuelo materno. La estrella de David simboliza el sufrimiento del pueblo judío, y en este caso podría hacer referencia a la situación personal de Peto, inmerso en disputas familiares durante esos años.

CM

Más información sobre esta obra

Toms River es una de las pinturas más relevantes del periodo final de John Frederick Peto y un buen ejemplo de la complejidad que llegó a alcanzar su pintura. Se trata de una de las obras conocidas como rack pictures que ponen de manifiesto su interés por el ilusionismo. Como en otras ocasiones, su temática está estrechamente relacionada con el entorno familiar del artista y representa en trompe l’oeil un marco de madera desgastado y descolorido, que rodea una superficie también de madera con algunos fragmentos de papeles pegados y el retrato de un hombre, que se convierte en el tema del cuadro. En el ángulo inferior izquierdo, justo encima de la inscripción «Toms River / 1905», aparecen las iniciales «HH», que son las del retratado, su abuelo materno Hoffman Ham, en cuya casa creció Peto bajo el cuidado de sus tías maternas Margaret, María y Luisa. Aunque se trata de una fotografía, no está pintada con la pincelada precisa que requeriría una representación fotográfica, lo que indica el interés de Peto por distinguir entre arte e ilusión. Como afirma Wilmerding: «Peto nos lleva al borde del ilusionismo de las apariencias, sólo para finalmente certificar la primacía de la pintura».Por otra parte la asociación de la estrella de David que aparece en el ángulo inferior derecho con el sufrimiento podría aportar más significados personales, pues, como apunta Katherine E. Manthorne, se trata de una referencia a la muerte de su padre y a sus propias privaciones y conflictos domésticos.

Paloma Alarcó