Museo Thyssen Bornemisza

Colección Permanente

Autor:

Frank Auerbach

Título:
Cabeza de J.Y.M.
Fecha:
1978
Tipo:
Óleo sobre lienzo
Medidas:
61 x 66 cm
Úbicacion:
Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid
Numero de inventario
Nº INV. 455 (1978.85)
ficha de la obra

© Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Más información sobre esta obra

Frank Auerbach pintó numerosos retratos del natural en los que combinaba el contenido figurativo con un lenguaje plástico cercano a la abstracción matérica, con la intención de «atrapar la esencia física» del retratado y evocar la presencia de un determinado individuo. Su preocupación por las texturas y su interés por las cualidades expresivas de la superficie pictórica le llevaron a utilizar una técnica de empaste muy grueso, casi escultural. Asimismo, contribuyó de manera significativa a la nueva concepción de la imagen del hombre, una imagen trágica y monstruosa fruto de la nueva conciencia moderna.

Como apreciamos en Cabeza de J. Y. M. , de 1978, los retratos de Auerbach, como las últimas pinturas de Giacometti, más que querer plasmar un determinado personaje, representan un modo de hacer pintura a través de un modelo. La gestualidad de la pincelada y la técnica empastada son los únicos elementos que dan entidad a la imagen y, de esta forma, cualquier referencia a una identidad específica queda escondida debajo de un tupido manto que envuelve el fondo y la figura con el mismo efecto deformador. Para incrementar este intencionado anonimato, el nombre del personaje también se oculta detrás de unas siglas. Tras esta Cabeza de J. Y. M. , del Museo Thyssen-Bornemisza, se encubre la identidad de la modelo profesional Juliet Yardley Mills, a la que Auerbach retrató frecuentemente y que, junto a su mujer Julia y su amante Stella West, aparece repetidamente en sus pinturas.

Paloma Alarcó