Museo Thyssen Bornemisza

Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Autor:

Joaquín Torres-García

Título:
Estructura en Blanco y Negro
Fecha:
1930
Tipo:
Madera pintada
Medidas:
48,9 x 35,6 cm
Úbicacion:
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en depósito en el Museo Thyssen-Bornemisza
Numero de inventario
Nº INV. (CTB.1999.18)
ficha de la obra

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en depósito en el Museo Thyssen-Bornemisza

Más información sobre esta obra

Aunque la cronología de las maderas pintadas de Torres-García se extiende desde los primeros años veinte hasta el final de los treinta, más de las tres cuartas partes de las obras realizadas con esa técnica datan de los años de su estancia en París, entre 1927 y 1932, período en el que el artista evoluciona intensamente hasta alcanzar el estilo de su madurez artística. Se trata en efecto de obras de carácter experimental que el artista conservaba siempre consigo para su estudio. 

Estructura en blanco y negro forma parte de un grupo relativamente pequeño de maderas planas que se caracterizan por el hecho de reposar sobre una base (un listón de madera) y de estar concebidas, en cierto modo, como esculturas u objetos tridimensionales, a pesar de que sólo uno de sus lados está pintado reclamando, así, una visión frontal. Hay otra dos maderas fechadas en 1930 que ofrecen un perfil parecido al de la obra que aquí se comenta. Una es inédita y la otra (titulada Construcción con hombre y objetos), se dio a conocer en la exposición Torres-García llevada a cabo en Madrid y Valencia en 1991. Ambas son monocromas y llevan símbolos incisos, y la segunda carece del listón de base, por lo que puede considerarse incompleta. En mi opinión se trata de estudios o tanteos relacionados con Estructura en blanco y negro. En los tres casos encontramos una forma asimétrica construida por medio de bloques rectangulares verticales que se apoyan sobre una base horizontal y que evoca una construcción arquitectónica. 

Aunque Estructura en blanco y negro recuerda lejanamente los paisajes de Manhattan que el artista dibujó y pintó durante su estancia en Nueva York a comienzos de los veinte, la combinación de asimetría y estabilidad arquitectónica que la caracteriza es un hallazgo estético importante, que volverá a aparecer en obras posteriores; obras que ilustran la noción de monumentalidad que será uno de los conceptos clave de la poética de Torres-García. Entre ellas cabe mencionar Objeto con número 1, de 1932 (incluido en la exposición de Madrid y Valencia mencionada más arriba, n.º 67 del catálogo), Formas en blanco y negro, del mismo año (incluida en la exposición Torres-García de Londres de 1985, con el n.º 65 del catálogo) y Composición de madera, 1931-1934, que pertenece hoy a la colección del IVAM, una de las maderas más conocidas del artista.

Tomàs Llorens