La exposición "Vogue like a painting" explora la relación entre la creación fotográfica de moda y la pintura a través de una selección de fotografías procedentes de los archivos de la revista Vogue.

Realizadas por los grandes nombres de la fotografía clásica de moda y los más destacados fotógrafos de las últimas décadas, estas imágenes poseen características que tradicionalmente se atribuyen a la pintura. De algún modo, todas ellas reflejan recursos frecuentemente utilizados por los pintores: la teatralidad de los escenarios, el drama del claroscuro, los cuidados esquemas compositivos y un acento especial en la belleza de las figuras, las poses y los decorados

Para Debra Smith, comisaria de la exposición, el hilo conductor es una suerte de ralentización: "una atemporalidad en la pose de las modelos: una especie de lapso mental en la que todo está muy, muy quieto".