Museo Thyssen-Bornemisza - Inicio

English Version

Entradas

Mitos del Pop

Del 10 de junio al 14 de septiembre de 2014

Entradas a la venta



Autor:
Roy Lichtenstein
Título:
Look Mickey (detalle)
Fecha:
1961
Óleo sobre lienzo
Medidas:
121,9 x 175,3 cm

Ubicacion:
National Gallery of Art, Washington.
Donación de Roy y Dorothy Lichtenstein

Alma-Tadema y la pintura victoriana
en la Colección de Pérez Simón

Del 25 de junio al 5 de octubre de 2014

Nueva exposición



Autor:
Sir Lawrence Alma-Tadema
Título:
Las rosas de Heliogábalo (detalle)
Fecha:
1888
Técnica:
Óleo sobre lienzo
Medidas:
132,7 x 214,4 cm

Ubicacion:
Colección Pérez Simón, México

Colección Thyssen-Bornemisza

Autor:
André Derain
Título:
El puente de Waterloo
Fecha:
1906
Técnica:
Óleo sobre lienzo
Medidas:
80,5 x 101 cm
Úbicacion:
Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid
Numero de inventario
Nº INV. 524 (1972.17)

El puente de Waterloo pertenece a una serie pintada en Londres por encargo del marchante Ambroise Vollard. Derain, entusiasmado por la atmósfera de la capital británica, realizó una interpretación fauvista de las orillas del Támesis que años antes habían pintado Turner y Monet. El motivo pictórico es el puente de Waterloo, captado desde Victoria Embankment, en color azul brillante, cuyo trazado horizontal sirve de línea de horizonte de la composición. Los colores puros aplicados con una técnica puntillista dan a la superficie un aspecto de mosaico. Los azules y amarillos de los luminosos paisajes de Collioure son ahora sustituidos por tonalidades más frías, más adecuadas al clima londinense. La explosión de verdes, azules y morados es todo un manifiesto de la idea fauve de la violencia expresiva del color.

Más información sobre esta obra




A comienzos del siglo xx, los fauves fueron los primeros en desarrollar un movimiento artístico innovador, tal y como demandaba la nueva era. Basándose en el legado dejado por la generación anterior —los impresionistas y los postimpresionistas— y con un talante moderno muy provocador, estos jóvenes «salvajes» dieron forma a un nuevo estilo pictórico que abrió el camino al arte del siglo xx. Aunque con una temática similar a la del impresionismo, el estilo fauve otorgaba una nueva fuerza al color, el cual dejaba de ser el medio de plasmar la luz y la atmósfera, para convertirse en el modo de expresar emociones.

El puente de Waterloo, una verdadera obra maestra del periodo fauve de André Derain , pertenece a un grupo de obras pintadas en Londres por encargo de Ambroise Vollard . Este marchante parisiense, que, entusiasmado con su obra, le había comprado toda su producción en noviembre de 1905, envió a Derain a Londres en tres ocasiones, entre marzo de 1906 y febrero de 1907, para que repitiera la experiencia llevada a cabo unos años antes por Claude Monet en su serie sobre el río Támesis, presentada en París en 1904. Derain , arrebatado por la atmósfera londinense, pintó una treintena de espectaculares vistas de las orillas del Támesis, en las que hizo una interpretación fauvista de los temas que había pintado Monet , aunque muy lejos de él tanto en estilo como en espíritu. Su forma de trasladar estas vistas de Londres a una expresiva explosión de color está más cercana a las escenas venecianas de Turner que a las pinturas londinenses de Monet . Por consejo de su amigo Matisse , Derain había admirado los cuadros de Turner de los museos de Londres, en especial sus pinturas inacabadas como El Támesis sobre Waterloo Bridge y Norham Castle , que se expusieron por primera vez en la Tate Gallery poco antes de su llegada.

El cuadro del Museo Thyssen-Bornemisza nos presenta una vista del antiguo puente de Waterloo tomada desde Victoria Embankment con una imagen muy desdibujada del Parlamento, al fondo a la derecha, y las altas chimeneas de los edificios industriales del Baltic Wharf de la orilla sur del río, en la parte izquierda. Las míticas Houses of Parliament no alcanzan el protagonismo que poseen en otros cuadros de la serie y aquí el motivo principal es el puente pintado de color azul brillante, cuyo trazado sirve de línea de horizonte de la composición.

En esta obra Derain se sirve de la técnica puntillista que venía utilizando desde su estancia en Collioure con Matisse en el verano de 1905, donde había comenzado a dar una nueva importancia a la expresión de las emociones. Bajo la influencia de la pintura de Signac , Derain aplica los colores puros, sin mezclar, sobre un lienzo de preparación blanca, con una pincelada de pequeños toques gruesos y cuadrados que dan a la superficie pictórica un aspecto de mosaico. Los azules intensos y los amarillos luminosos de los cuadros pintados durante el verano anterior en Collioure son ahora sustituidos por tonalidades más frías, más propias de la atmósfera londinense. En esta pintura, como en el resto de las obras pintadas por Derain en la capital inglesa, dominan los verdes, azules y morados. La explosión de amarillos, rosas y dorados provenientes del sol, oculto para el espectador, tienen su reflejo en las frías aguas, donde un destello dorado rompe el mosaico continuo de verdes y azules. El tratamiento que Derain hace del cielo y del agua es todo un manifiesto de la idea fauve de la violencia expresiva de los colores puros, que son para el artista «cartuchos de dinamita cuya misión es descargar luz».

Paloma Alarcó

Productos destacados

Ir a la tienda

Artistas recomendados



© 2009 Museo Thyssen-Bornemisza

Paseo del Prado 8, 28014 Madrid, España

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideraremos que consiente su uso. Para más información, consulte nuestra Política de Cookies.