Museo Thyssen-Bornemisza - Inicio

English Version

Compra de entradas

Alma-Tadema y la pintura victoriana
en la Colección de Pérez Simón

Del 25 de junio al 12 de octubre de 2014 (prorrogada)



Autor:
Sir Lawrence Alma-Tadema
Título:
Las rosas de Heliogábalo (detalle)
Fecha:
1888
Técnica:
Óleo sobre lienzo
Medidas:
132,7 x 214,4 cm

Ubicacion:
Colección Pérez Simón, México

Carmen en las colecciones españolas

Del 7 de octubre al 9 de noviembre de 2014

Exposición en colaboración. Acceso gratuito



Autor:
Pablo Picasso
Título:
Femme de profil à l’éventail, 1964, ilustración del libro Le Carmen des Carmen de Prosper Mérimée y Louis Aragon
Fecha:
1964
Ubicacion:
Colección Fundación Bancaja
© Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid, 2014

Colección Thyssen-Bornemisza

Autor:
Fra Angelico
Título:
La Virgen de la Humildad
Fecha:
c. 1433-1435
Técnica:
Temple sobre tabla
Medidas:
98,6 x 49,2 cm
Úbicacion:
Colección Thyssen-Bornemisza, en depósito en el Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC)
Numero de inventario
Nº INV. 7 (1986.10)

Más información sobre esta obra




Guido di Piero da Mugello, conocido como fray Giovanni da Fiesole o, más popularmente, como Fra Angelico, tomó los hábitos de la orden dominica entre 1418 y 1421. La figura de este monje pintor, conocedor y partícipe en los adelantos del arte florentino, fue recogida por Vasari en sus Vidas, donde dedica elocuentes palabras tanto a su obra como a su persona, subrayando la religiosidad de la que el artista siempre dotó a sus pinturas. Así, comenta que «tuvo continuamente su cuerpo atareado en la pintura y nunca quiso hacer otra cosa que santos», que «su arte requería calma y vivir sin preocupaciones», que «sus obras siempre fueron consideradas tan bellas como bien hechas» y que en ellas «se percibe devoción y habilidad natural, y, en efecto, nadie ha pintado santos con tal aspecto de bondad como él». Vasari también anota otros aspectos llamativos de sus figuras, como la utilización de azules ultramarinos «sorprendentes» en las telas, y llama la atención sobre la hermosura y sencillez de sus vírgenes y santos, creados para la devoción de todos aquellos que los contemplan. Según éste, pues, para Fra Angelico la pintura habría sido una manera de orar, y es en ese contexto en el que hay que enmarcar sus temas, pensados y meditados para su propia devoción y para la de los demás. Con estas virtudes, la interpretación que hace el pintor de algunos episodios religiosos, como es la representación de la Virgen con el Niño, le sitúan en una posición excepcional para conducirnos sin interferencias al recogimiento y al fervor.

Vasari es también la fuente de una noticia en relación con la procedencia de este temple, incluido con reservas en su historial; nuestra tabla ha sido identificada por algunos historiadores con una de las tres pinturas mencionadas por este autor, en la edición de 1568 de su obra, en la colección florentina del Palazzo Gondi. Esta hipótesis no ha sido unánimemente aceptada debido, en parte, a la poca precisión de su descripción.

La tabla, fechada hacia 1433-1435, cuando el pintor inicia su etapa de madurez artística, ha sido considerada parte de un políptico cuyas demás piezas permanecen, de momento, sin identificar. Fra Angelico concibe esta Virgen con el Niño con una frontalidad cuyas raíces hay que situar en el Trecento. Sin embargo, la monumentalidad de ambas figuras y la forma en la que es aplicado el color,modulando y graduando la luz, colocan de lleno este temple en las fórmulas del Quattrocento. El paño de honor, sostenido por tres ángeles, en el que se combina elegantemente el oro, el negro y los toques encarnados, fue un recurso que Fra Angelico utilizó, con variaciones, a lo largo de su carrera y con el que potencia, a través de los pliegues de sus bordes, la profundidad de la pintura.

Miklós Boskovits, al establecer la cronología de la obra, realizó un estudio comparativo con el Tabernáculo de los lineros, fechado en 1433, en el Museo di San Marco de Florencia; con La Coronación de la Virgen, en el Musée du Louvre de París, y con La Lamentación, también en San Marco, Florencia, subrayando los paralelismos existentes entre varias de sus figuras y nuestra tabla. También se ha mencionado a Masaccio, concretamente su Madonna de Pisa (Londres,NationalGallery), en relación con los ángeles músicos que Fra Angelico coloca a los pies de la Virgen.

La Virgen de la Humildad, cuya iconografía se fijó en el Trecento, es una variante del modelo de Virgen lactante. Las órdenes mendicantes, en especial la dominica, desempeñaron un papel importante en su difusión; su imagen se asoció con lo divino, y santo Tomás, además, argumentó en su vertiente teórica y simbólica. En esta composición, Fra Angelico hace referencia a través de las flores a la naturaleza pura de María, que queda subrayada con la azucena que Jesús sostiene en su mano y que ofrece a su madre. El mensaje se vuelve a repetir en el florero que sujeta la Virgen y que sirve de contrapunto a la composición. En la boca del recipiente se distinguen además el tallo alto de otra azucena y tres rosas que nos recuerdan la rosa sin espinas con que se ha asociado a la Virgen. La mezcla de sus colores, salmón y blanco, también puede ser alusiva a la Pasión que tendrá que sufrir el Niño. Este tema, que Fra Angelico trató con deleite en numerosas escenas, desprende una ternura especial que emana de la comunicación que hay entre la madre y el hijo. Los ángeles sentados, que coloca en la parte baja, a menor escala, cierran una pintura de agradable colorido hecha para la oración.

Mar Borobia

Productos destacados

Ir a la tienda

Artistas recomendados

Obras recomendadas



© 2009 Museo Thyssen-Bornemisza

Paseo del Prado 8, 28014 Madrid, España

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso que hace de nuestro sitio web y mostrarle publicidad personalizada. Si continúa navegando, consideraremos que consiente su uso. Para más información, consulte nuestra Política de Cookies.