El proyecto, subvencionado por el Programa de Patrimonio del Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania, tiene como objetivo la restauración y el estudio de esta obra de Hans Cranach. El barniz de la obra ha sufrido una oxidación importante a lo largo de los años, que impide apreciar bien los colores originales, los matices y la calidad original de la pintura. La restauración se basa fundamentalmente en la eliminación de esta capa de barniz, pero también en la consolidación de algunas grietas y el ajuste de retoques antiguos.

Los estudios técnicos (radiografía, fotografía infrarroja y ultravioleta y análisis químicos) tienen como fin conocer con precisión tanto los materiales empleados en la obra como la técnica del artista. Son además, una herramienta imprescindible para acometer con rigor y seguridad la restauración de una obra de esta envergadura.