Con motivo del centenario del fallecimiento del pintor español Darío de Regoyos, el Museo acogerá una exposición que recorre su amplia trayectoria artística. Regoyos inició su formación en Madrid, aunque rápidamente se trasladó a Bruselas, donde formó parte de los grupos europeos de vanguardia L’Essor y Les XX y se interesó por los efectos de la luz, pintando principalmente retratos y paisajes. Su vuelta a España y sus viajes por toda su geografía dieron lugar a un nuevo periodo en su pintura, “La España negra”, una serie de obras más simbolistas en las que muestra el lado más sombrío de la tradición española. Posteriormente, y gracias a su amistad con artistas como Seurat, Signat y Pissarro, conoció y comenzó a aplicar la técnica puntillista, aunque su etapa más conocida es la impresionista, a la que la exposición prestará una especial atención con un importante número de obras. Producida por el Museo de Bellas Artes de Bilbao y comisariada por Juan San Nicolás, especialista en el pintor, la muestra se presentará a finales de 2013 en Bilbao para viajar en febrero de 2014 a Madrid y a continuación, en una versión reducida, al Museo Carmen Thyssen de Málaga.