El díptico de La Anunciación de Jan van Eyck -una de las joyas de la colección permanente del Museo- es también uno de los ejemplos más importantes de pintura en grisalla, técnica muy extendida y apreciada a finales del XIV y en siglos posteriores, basada en la aplicación graduada de un solo color, generalmente gris o colores neutros, y utilizando el modelado por sombras, que produce un efecto de relieve escultórico. La exposición ofrecerá, por primera vez, una comparativa de representaciones en grisalla de la Baja Edad Media, tanto en dibujos y pinturas como en marfiles, iluminaciones, tejidos y objetos de cristal y de metal. El objetivo es mostrar una panorámica de esta técnica, intentando profundizar en sus posibles implicaciones artísticas, sociales y funcionales.