Museo Thyssen-Bornemisza - Inicio

English Version

Compra de entradas

Alma-Tadema y la pintura victoriana
en la Colección de Pérez Simón

Del 25 de junio al 12 de octubre de 2014 (prorrogada)



Autor:
Sir Lawrence Alma-Tadema
Título:
Las rosas de Heliogábalo (detalle)
Fecha:
1888
Técnica:
Óleo sobre lienzo
Medidas:
132,7 x 214,4 cm

Ubicacion:
Colección Pérez Simón, México

Carmen en las colecciones españolas

Del 7 de octubre al 9 de noviembre de 2014

Exposición en colaboración. Acceso gratuito



Autor:
Pablo Picasso
Título:
Femme de profil à l’éventail, 1964, ilustración del libro Le Carmen des Carmen de Prosper Mérimée y Louis Aragon
Fecha:
1964
Ubicacion:
Colección Fundación Bancaja
© Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid, 2014

Colección Thyssen-Bornemisza

Autor:
Jacopo Bassano
Título:
La parábola del sembrador
Fecha:
c. 1560
Técnica:
Óleo sobre lienzo
Medidas:
139 x 129 cm
Úbicacion:
Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid
Numero de inventario
Nº INV. 31 (1934.42)

Más información sobre esta obra




Durante los últimos años del siglo xvi la escuela pictórica veneciana estuvo dominada en buena medida por la familia Da Ponte, conocida, sin embargo, con el nombre de su ciudad natal, Bassano, donde desarrollaron su actividad profesional. El creador del estilo que más tarde se encargaron de difundir sus hijos, Francesco, Giambattista, Leandro y Gerolamo, fue Jacopo Bassano, el autor de este lienzo. A él se debe la representación de episodios bíblicos como si fueran escenas de género. En estos lienzos el tema principal del cuadro queda relegado a un plano secundario, ocupando las zonas más preeminentes de la composición, cacharros, animales y figuras campestres. Esta fórmula obtuvo un gran éxito en determinados sectores sociales, difundiéndose ampliamente por Italia y Europa hasta entrado el siglo xvii. También se le debe la creación de escenas nocturnas, construidas con fuertes efectos de claroscuro originados por focos de luz artificial. Las secuelas de este recurso pictórico llegaron hasta los artistas nórdicos del siglo siguiente, como se podrá comprobar en la obra de Ter Brugghen inspirada en un modelo de la familia Bassano. Finalmente, y ya en relación con este lienzo, se le debe otra novedad introducida en la década de 1560: las escenas bíblico-pastorales en las que se representa un episodio religioso inmerso en un paisaje y en las que la realidad cotidiana impregna toda la pintura.

Este lienzo, adquirido en 1934, procede de Gran Bretaña. El propietario más antiguo que conocemos fue sir Thomas Baring, que en 1839 lo prestó para una exposición celebrada en Londres, en la British Institution. A continuación pasó a William Coningham, siendo subastado en dos ocasiones, la primera en 1849 y la segunda en 1851. La parábola del sembrador estuvo registrada desde entonces hasta 1919, fecha de una nueva subasta, en la colección de los earls of Northbrook pasando, a continuación, a la del earl of Harewood.

El tema ha sido interpretado alternativamente como una pastoral y como una representación de la parábola del sembrador. Esta última interpretación se debe a Michelangelo Muraro, quien, en 1957, basó su análisis en la figura secundaria, situada a nuestra derecha en el borde de un camino y que aparece arrojando con su mano derecha simiente que coge del cesto colgado de uno de sus brazos. El argumento se refuerza con los dos pájaros figurados al lado del campesino, que se alimentan del grano, mientras que una tercera ave espera su turno encima del tronco cortado de un árbol. El tema está extraído del Nuevo Testamento y se recoge en los Evangelios de san Mateo, san Marcos y san Lucas, y en ellos se compara la palabra con la semilla y al sembrador con Jesús. A esta lectura hay que añadir la sugerencia formulada por Zampetti de que el lienzo podía ser una representación del otoño formando parte de una serie dedicada a las estaciones.

En contraposición a la figura del sembrador, Jacopo ha colocado en primer término el descanso de una familia durante su viaje en el momento en que se disponen a comer. La pareja de bueyes, los corderos y las figuras, así como el pequeño bodegón que se extiende en el suelo sobre el mantel blanco, son un ejemplo del buen hacer del pintor. El lienzo también tiene interés por el desarrollo que se concede al paisaje, de notable originalidad a pesar del oscurecimiento que ha sufrido el follaje de los árboles y que desvirtúa levemente su colorido. La vista ha sido relacionada con los fondos clásicos de la pintura veneciana de la segunda mitad del Cinquecento. Jacopo Bassano se inspiró para algunos elementos compositivos en la obra de Tiziano; concretamente, y como apuntó Ekserdjian en 1988, el perro, hecho un ovillo, a la derecha, está tomado del can que acompaña a la famosa Venus de Urbino. Siguiendo a este historiador, cabe señalar asimismo que la pintura se organiza con un colorido armonioso, donde los azules de las montañas y el cielo, junto con los blancos de las nubes, tienen una continuidad en las ropas de los protagonistas del primer término.

Heinemann señaló tres dibujos en relación con la escena: dos del buey, conservados en el Statens Museum for Kunst de Copenhague, y otro del sembrador, que perteneció, antes de 1920, a la colección Benno Geiger, fecha en la que fue subastado.

Mar Borobia

Productos destacados

Ir a la tienda

Artistas recomendados

    • Tiziano
    • Pieve di Cadore, c. 1485/1490-Venecia, 1576

Obras recomendadas



© 2009 Museo Thyssen-Bornemisza

Paseo del Prado 8, 28014 Madrid, España

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso que hace de nuestro sitio web y mostrarle publicidad personalizada. Si continúa navegando, consideraremos que consiente su uso. Para más información, consulte nuestra Política de Cookies.