La aparición del pop art a finales de los años 1950 fue uno de los momentos más liberadores de la historia del arte; su adscripción a la nueva era de la tecnología y el consumo acabó con la separación entre alta y baja cultura e inauguró un nuevo debate sobre las relaciones entre lo estético y lo antiestético que se han prolongado hasta nuestros días.

Con motivo de la exposición Mitos del pop, el museo ha organizado en julio tres Jornadas pop, en las que especialistas en diversas materias acercarán al público las últimas investigaciones sobre esta tendencia.

 

 

 

Recursos