Los barones Carmen y Borja Thyssen-Bornemisza han llegado a un acuerdo con el Ministerio de Cultura y Deporte de España para el arrendamiento de parte de su colección al museo. Por él se establece que una amplia selección de obras internacionales permanecerá en el museo por 15 años, con derecho de compra al finalizar el periodo, a cambio del pago de 6,5 millones de euros anuales. Para celebrar el acuerdo, la Colección Carmen Thyssen se presenta con una nueva instalación en la planta baja del museo, con acceso directo desde el hall central. Esta nueva ubicación y discurso expositivo permite redescubrir la colección de una forma más coherente y global, con un recorrido cronológico que va desde la pintura holandesa del XVII hasta el arte del siglo XX.

La colección Carmen Thyssen nació como una continuación natural de la colección histórica familiar y es en la actualidad una de las colecciones privadas más importantes del mundo. Se presentó por primera vez, en 1996, en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza precisamente en las mismas salas de la planta baja donde ahora se ha realizado la nueva instalación. A esta exposición, que llevó por título De Canaletto a Kandinsky. Obras maestras de la colección Carmen Thyssen-Bornemisza, le siguieron múltiples presentaciones por todo el mundo, de China a Estados Unidos pasando por Japón, México, Suiza, Bélgica o Alemania, sin olvidar varias ciudades españolas, hasta su instalación en el edificio de la ampliación del museo madrileño en 2004 en las plantas primera y segunda.

Obras destacadas de la Colección Carmen Thyssen en el museo

*En la actualidad el catálogo digital incluye 298 obras de las 329 incluidas en el préstamo de la Colección Carmen Thyssen.

El núcleo de la colección Carmen Thyssen procede de la herencia familiar, obras no incluidas en el conjunto adquirido por el Estado español en 1993, entre las que cabe destacar importantes cuadros de pintura antigua (como El Jardín del Edén  de Jan Brueghel I o Retrato de una joven dama de Fragonard), las cuatro esculturas de Rodin encargadas por August Thyssen, abuelo del Barón, al propio escultor y origen de la colección familiar y, sobre todo, un número importante de obras impresionistas, postimpresionistas, expresionistas y de pintura norteamericana de los siglos XIX y XX. Este conjunto se fue ampliando con nuevas compras de los barones desde el año 1993 y, más tarde, de Carmen Thyssen ya en solitario. Las adquisiciones realizadas por la Baronesa estaban dirigidas a reforzar los núcleos esenciales de la colección y subrayar sus líneas de continuidad, al tiempo que mostraban su gusto personal, principalmente, su atracción por el género del paisaje o por escuelas como el impresionismo, el postimpresionismo o el expresionismo alemán en las que la experiencia cromática alcanza sus cotas más altas.

La cesión definitiva de la colección familiar al Estado español fue,  probablemente, uno de los hechos que me animaron a consolidar mi propia colección. La convivencia con mi marido a lo largo de todos estos años ha contribuido a contagiarme aún más la pasión por la pintura, he estado a su lado a la hora de decidir la adquisición de muchos cuadros que ahora están instalados en el Museo de Madrid. (…) fue a partir de  1993 cuando me decidí a asumir el reto de continuar personalmente la actividad que más notoriedad ha dado a los apellidos Thyssen-Bornemisza a lo largo de este siglo.

Colección Carmen ThyssenBotón de reproducción
Colección Carmen Thyssen

El acuerdo alcanzado por los barones Carmen y Borja Thyssen-Bornemisza con el gobierno de España garantiza que más de trescientas obras de su colección sean expuestas en nuestro museo durante quince años.

Ver visita virtual

Guillermo Solana sobre la Colección Carmen Thyssen

Y si quieres saber más...