Los paisajes, bodegones y retratos estadounidenses se reúnen en una exposición novedosa y atrevida en el corazón de Madrid.