Considerado durante mucho tiempo como pintor aficionado, coleccionista y mecenas de sus amigos impresionistas, Caillebotte (1848-1894) se cuenta hoy en día entre los miembros más importantes del grupo.

Pintó sus primeros estudios sobre jardines y naturaleza en la propiedad familiar de Yerres, a las afueras de París, donde descubrió su amor e interés por el tema. En 1872 comenzó a recibir clases en el estudio Bonnat y, cuando fue invitado a participar en la segunda exposición impresionista en 1876, empezó a ayudar tanto a sus amigos Monet y Renoir como a otros artistas, comprándoles obras y organizando las exposiciones. Su muerte con apenas 45 años supuso un abrupto final a una carrera artística que estaba en plena evolución, lo cual, unido al revuelo causado por el gran legado de pintura impresionista que dejó al Estado francés, eclipsó la profunda originalidad de su trabajo.

Caillebotte, pintor y jardinero, una exposición organizada en colaboración con el museé des impressionnismes Giverny –donde se ha podido visitar entre el 25 de marzo y el 3 de julio de 2016–, profundiza en el tema del jardín en la obra del artista, así como en su relación con Claude Monet. La muestra se compone de cuatro capítulos centrados en los lugares donde Caillebotte vivió y trabajó: El París de Haussmann: un universo mineral; Veranos en Yerres: 1861-1879; El Sena y los viajes a Normandía: 1880-1888 y Le Petit‐Gennevilliers: 1888-1894.

Revista digital Caillebotte, pintor y jardinero

Revista online

Si deseas conocer más detalles sobre esta exposición te invitamos a ver la revista online de nuestro quiosco.

Ver revista online