Una nueva exposición de la serie Contextos de la Colección Permanente que profundizará en la relación entre Otto Dix, uno de los grandes pintores alemanes del siglo XX, y su amigo Hugo Erfurth, afamado fotógrafo de retratos. La muestra reunirá obras de ambos artistas para comprobar cómo su mutua influencia fue más allá de la estrecha amistad que les unió. Al mismo tiempo, el público podrá descubrir los secretos de la particular técnica que utilizaba Otto Dix en sus obras, gracias a la representación de los estudios científicos realizados por el equipo de Restacuración del Museo sobre el cuadro Hugo Erfuth con perro, perteneciente a la colección permanente y motivo central de la exposición.