18 de mayo, Día Internacional de los Museos, entrada gratuita.

Hans Memling, de origen germano, nació en Seligenstadt hacia 1435. El primer dato que se conoce sobre él es de 1465, cuando consiguió la ciudadanía en Brujas, requisito imprescindible para ejercer su profesión en esta urbe a la que llegó ya como maestro. Por lo que respecta a su aprendizaje, se acepta que pudo iniciarse en su ciudad natal, en Alemania, completándose, en Bruselas, en el taller de Rogier van der Weyden. Memling trabajó en Brujas tanto para las familias más influyentes como para la nutrida y próspera comunidad de extranjeros que tenían allí sus negocios; sin embargo nunca consiguió ningún encargo oficial de la ciudad. Su primera pintura importante fue el Tríptico del Juicio Final, comisionado por el representante de la familia Medici, Agnolo di Jacopo Tani. Entre sus conjuntos más destacados se encuentra, el Tríptico de los Santos Juanes, de 1479, en el Memlingmuseum de Brujas, pintado para el Hospital de San Juan de Brujas. Un lugar importante dentro de su carrera ocupa el Tríptico Moreel, de 1484, para la iglesia de Santiago, y costeado por el político y comerciante Willem Moreel; en él se representa uno de los primeros retratos familiares de grupo. En su etapa final hay que situar el célebre relicario con escenas de la vida de santa Úrsula, consagrado en 1489, con sugestivas vistas de la ciudad de Colonia como fondo.