Colección Permanente

La Colección Permanente se distribuye en tres plantas con un recorrido sugerido que se inicia en la planta segunda con la Pintura Antigua. La visita comienza con los Primitivos italianos para continuar con manifestaciones del Renacimiento y del Barroco. En el itinerario se han incluido dos salas monográficas dedicadas, una, al retrato en el Renacimiento, el género mejor representado en el Museo, y la otra, a las vistas de ciudades del siglo XVIII.

En las salas iniciales de la planta primera se prolonga la escuela holandesa, que se agrupa en escenas de la vida cotidiana, interiores y paisajes para finalizar con naturalezas muertas, donde conviven ejemplos holandeses con modelos de otras escuelas. La Pintura Moderna comienza en la sala 29 con dos galerías dedicadas a los artistas norteamericanos del siglo XIX, otra de las grandes aportaciones y novedades que el Museo ofrece, para continuar con el impresionismo, postimpresionismo y expresionismo alemán, capítulo este último de los más brillantes por la calidad de las obras aquí reunidas.

La planta baja se ha reservado al siglo XX, en el que hay representaciones destacadas de obras pertenecientes al cubismo, la abstracción, el surrealismo, el arte pop o la figuración en la posguerra europea. En definitiva, un recorrido donde el espectador podrá contemplar siete siglos de la historia de la pintura.

Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

La Colección Carmen Thyssen-Bornemisza ocupa la ampliación del Palacio de Villahermosa llevada a cabo en 2004. La componen más de doscientas obras de pintura internacional, cuya visita ofrece al espectador un recorrido desde el siglo XVII al XX.

La visita se inicia en la planta segunda, donde los primeros espacios albergan pintura italiana y holandesa del siglo XVII. A continuación se accede a una gran galería, en la que el espectador podrá contemplar importantes paisajes de los siglos XVIII al XIX y cuyo recorrido se prolonga en cinco salas transversales hasta llegar a la última, en forma de capilla, en la que se han reunido una selección de lienzos impresionistas.

Ya en la planta primera, se presentan magníficos ejemplos de pintura tardoimpresionista y postimpresionista, junto con un nutrido conjunto de obras de Gauguin y de los pintores nabi. En esta planta, el visitante podrá disfrutar de dos espléndidas salas dedicadas al expresionismo alemán y a la pintura fauve. El recorrido concluye con el arte de vanguardia, para enlazar de nuevo con el Palacio de Villahermosa.

Selección de Obras Maestras