Las imágenes de mujeres leyendo, o teniendo un libro entre sus manos, son muy frecuentes en la pintura europea desde el Renacimiento. El libro conlleva una carga simbólica de estatus, conocimiento y distinción.

Este recorrido señala obras que contienen esta imagen, dividiéndolas en tres: retratos renacentistas, escenas de la anunciación y mujeres leyendo en el siglo XIX y el XX.