Detalles

Fecha:
Febrero de 2020

Perpetua chorea es un concierto-danza donde el público, desde su propia expresión corporal en conexión con la música, altera la forma en la que habita habitualmente el museo. Así, mediante un movimiento intuitivo, natural, como el fluir del agua, de los árboles, de las nubes o de los astros, Perpetua chorea ofrece la posibilidad de crear nuevas relaciones interpersonales en un espacio, como el Thyssen, sensible, vivo y siempre en movimiento. 

El programa de Perpetua chorea tiene dos partes. Una primera, con obras de distintos compositores, nos permite conocer el trabajo sutil y poderoso de la Orquesta Ciudad de la Mancha; la segunda parte, creada por la compositora Sonia Megías y denominada Danzas migrantes, se inspira en algunas obras del museo como: Orquesta de cuatro instrumentos (1944), de Ben Shahn; Retrato de grupo con sir Elijah y lady Impey (ca. 1783 - 1784), de Johann Zoffany; Boda campesina (ca. 1649 - 1655), atribuido a Jan Havicksz. Steen; La rendición de los rebeldes sicilianos a Antonio de Moncada en 1411 (1663), de David Teniers II y Jan van Kessel I, o La Asunción de la Virgen (ca. 1450), de Johann Koerbecke.

Intervienen: Orquesta Ciudad de La Mancha; Eva Guillamón y Sonia Megías, de Dúa de Pel, y Natalia Martz, técnica de sonido.

Más información

Perpetua chorea es la pieza final del ciclo de recorridos musicales Perpetuum mobile creado por la compositora Sonia Megías. Una nueva experiencia de 360º Thyssen, el proyecto que te permite disfrutar las obras del museo desde otras perspectivas gracias a la colaboración de Fundación BBVA.

Para experimentar esta pieza de manera inmersiva abre el vídeo en YouTube, espera que se cargue y arrastra la pantalla para mirar alrededor durante su reproducción… O, simplemente, mueve tu teléfono para adentrarte en las salas del museo.

Además, si quieres continuar explorando la relación pintura-música puedes descargar la app Second Canvas Thyssen y realizar el recorrido Cuadros sónicos.

En colaboración con:

Fundación BBVA
 

Otros vídeos relacionados

Y aquellos que fueron vistos bailando, fueron considerados locos por quienes no podían escuchar la música
Friedrich Wilhelm Nietzsche