Hablamos de artes escénicas para referirnos a todo aquello que se representa con una intención artística ante un público: el teatro, la danza, la música, el circo... Esa intención artística alcanza a las grandes figuras pero también, por qué no, a los artistas callejeros. Alguien se muestra ante el otro con la intención de transmitir o provocar una emoción. Las artes escénicas son un territorio para el encuentro. 

¿Qué vamos a encontrar en este recorrido? Cuadros que se refieren a personajes teatrales, como los de Watteau, Picasso o Lindner; cuadros que retratan a artistas, como los de Zoffany, Toulouse-Lautrec, Marsh, Kuhn o Guttuso; cuadros que nos ubican ante representaciones escénicas, como los de Degas, Tappert o Ensor; cuadros que nos dejan mirar en la parte que no se ve, allí donde el público no está presente, como los de Forain o Macke; cuadros cuyos autores dedicaron una parte de su vida al oficio de escenógrafos, como Chagall, o que crearon espectáculos que rompieron esquemas, como Schlemmer o Balla; cuadros de dos pintores cuyo imaginario ha poblado cientos de puestas en escena e incluso ha inspirado obras de literatura dramática como Hopper y Magritte. Y una declaración final, gracias a Lucien Freud. 
 

Con motivo de:

25 Años Museo Nacional Thyssen-Bornemisza