Las flores han sido emblemas de elevación espiritual o de extravagante dispendio, de fidelidad conyugal o de lealtades dinásticas, de beatífica inocencia o de exótica sensualidad.