Cada nuevo viaje, cada nuevo descubrimiento de un paraje, un artista o una obra contribuye a abrir las puertas de nuestra percepción y permite constatar la diversidad de la experiencia humana.